“La odontología es una profesión de servicio”

Ana Campi

19 noviembre 2014

Ana Campi es la responsable de la nueva clínica de Odontología Solidaria en Fuengirola. Odontóloga de 36 años, en este momento trabaja en una clínica privada. Empezó a colaborar con nuestra entidad hace diez años, y en la actualidad forma parte del Patronato de la Fundación. En esta entrevista nos habla de su experiencia con Odontología Solidaria, y del proceso que ha culminado con la puesta en marcha de la clínica de la ciudad malagueña.

-- ¿Cuando supiste de la existencia de Odontología Solidaria?

-- Cuando todavía estaba estudiando la carrera, en Granada. En aquella época, yo ya defendía que la Seguridad Social debería cubrir tratamientos bucodentales, y un profesor me habló de Odontología Solidaria. Pero la cosa quedó ahí, no fue a más…

-- ¿Y en qué momento entras en contacto con la Fundación?

-- En 2004, cuando me instalé en Barcelona para cursar un posgrado. Empecé como voluntaria en la clínica de Granollers, donde más tarde estuve contratada algunos meses. Luego me fui de viaje, y cuando regresé a Barcelona empecé a trabajar en SOPS, la clínica de la Fundación que trata a pacientes con VIH en Badalona. Estuve allí cuatro años, hasta 2011.

-- Cuatro años es mucho tiempo. ¿Cómo fue tu experiencia en SOPS?

-- Para mi fue una experiencia preciosa. SOPS es un sitio relativamente complicado, no solo porque los pacientes tienen VIH, sino porque muchos lo han contraído a través del consumo de drogas. Había gente con una historia personal muy dura, casos que nos tocaban mucho, pero que intentábamos afrontar con sentido del humor y dando cariño a los pacientes. Recuerdo que comíamos con ellos en la casa de acogida de Can Banús, y enseguida te acababas involucrando con la gente. Cuando dejé SOPS me fui llorando, porque esa era mi familia en aquel momento.

-- ¿En qué momento empieza a fraguarse el proyecto en Fuengirola?

-- En enero de 2013, cuando Graciela Gallarreta y yo misma empezamos a visitar diversas instituciones de Málaga para buscar apoyos. Al principio no tuvimos mucho éxito, hasta que una amiga periodista nos sugirió que tal vez la idea podría interesar al Ayuntamiento de Fuengirola, como así fue. Nos entrevistamos con ellos, y a los pocos meses nos enseñaron el local que pensaban cedernos. Luego pasamos otros ocho o nueve meses de incertidumbre por diversas causas (cuestiones técnicas, papeles…), hasta que firmamos el convenio que nos permitió inaugurar la nueva clínica en septiembre.

--  ¿Qué te motiva a trabajar como voluntaria?

-- La convicción de que todos deberían tener derecho a la salud oral. Vivimos en un país que debería permitirse incluir la odontología dentro de la Seguridad Social. Yo creo que la odontología, como también sucede con la medicina y la enfermería, es una profesión de servicio. Nuestro trabajo consiste en mejorar la salud de la gente. Lo que ocurre es que, actualmente, la odontología se ha mercantilizado tanto, que parece que es un negocio. Es evidente que los profesionales tienen que ganarse la vida, pero sin olvidar que los tratamientos que hacemos son muy importantes para las personas, y que hay gente que no puede acceder a ellos por cuestiones económicas.

Celebramos la Diversidad

1 noviembre 2014

Valores como la tolerancia, el respeto y la fraternidad, son troncales en Odontología Solidaria, y absolutamente imprescindibles para que la Fundación pueda desarrollar su labor sanitaria y social. Somos gente de orígenes y puntos de vista distintos, y esta diversidad nos da fuerza para trabajar juntos en defensa de la salud oral de las personas más desvaforecidas.

“En el trabajo solidario, recibes más de lo que aportas”

27 octubre 2014

Entre los muchos amigos que nos acompañaron el pasado mes de septiembre en la inauguración de la nueva clínica solidaria de Fuengirola, tuvimos la suerte de contar con el odontólogo burgalés José Manuel Díaz López-Dóriga. La vinculación de José Manuel con nuestra Fundación viene de antiguo: empezó a implicarse en las actividades de Odontología Solidaria hace cerca de dos décadas, y presidió la entidad durante ocho años. En esta entrevista, nos habla de su etapa al frente de la Fundación, y de los viajes solidarios a Guatemala que realiza desde 1997.

-- ¿Cuando contactas por primera vez con Odontología Solidaria?

-- En 1995, cuando conozco a los compañeros de la clínica solidaria de Madrid. Tras ese primer contacto, en 1996 viajé al Sahara junto a otros odontólogos bajo el paraguas de Odontología Solidaria, y el mismo año realicé mi primer viaje a Guatemala con la ONG Arenys Solidari. Desde entonces, no he dejado de viajar a Guatemala: entre 1997 y 2002 con proyectos de salud oral financiados por Odontología Solidaria. A partir de esa fecha, he buscado por mi cuenta recursos privados destinados a financiar los proyectos odontológicos que allí se desarrollan.

-- Fuiste presidente de Odontología Solidaria bastantes años…

-- Sí, dos legislaturas. Entré en el Patronato de la Fundación en 1999, y en 2002 me eligieron presidente, cargo que ocupé hasta 2010.

-- ¿Qué fue lo mejor esta etapa?

--  Lo mejor… ¡tantas cosas! Odontología Solidaria te da la oportunidad de conocer a mucha gente, de viajar y trabajar en proyectos tanto aquí en España como en el exterior, en los que recibes muchas satisfacciones. Y también es cierto que, en el mundo de la odontología, obtienes cierta consideración como una persona que se preocupa por los demás, una persona de algún modo distinta…

-- ¿Y lo peor?

-- Bueno, siempre hay problemas, naturalmente. En la época que en que yo fui presidente, la Fundación tenía unos quince trabajadores. En el día a día, esto creaba preocupaciones que, de otro lado, son normales en cualquier entidad o empresa. Esa fue quizás la parte más difícil de llevar.

-- Actualmente sigues vinculado a la Fundación como socio…

-- Eso es. Vivo y trabajo en Burgos, donde actualmente Odontología Solidaria no desarrolla ningún proyecto. El más cercano está en Madrid. Pero sigo siendo socio, y Odontología Solidaria sigue siendo una parte muy importante de mi vida. De alguna manera, estoy ahí para lo que se pueda necesitar.

-- Háblanos un poco más de tus viajes solidarios a Guatemala. Son ya muchos años yendo a trabajar voluntariamente a ese país. ¿Qué te aporta?

-- Sigo volviendo cada año porque no lo puedo evitar. Es una forma de cargar pilas y reposicionarme. De averiguar quién soy, qué es lo que tengo, qué es lo que hago, cómo vivo… Es una experiencia enriquecedora al cien por cien. Quizás suene a tópico, pero en estos viajes te acabas llevando más de lo que aportas, porque te dan una perspectiva vital: hacen que te sientas en tu sitio, que valores lo que tienes y, de alguna forma, te sientes más humilde. He visto muchas cosas que hacen que me sienta muy afortunado en la vida. En este mundo de la solidaridad, uno encuentra su propia espiritualidad. Es algo que me realiza, que me hace sentir activo dedicando buena parte de mis vacaciones a estos proyectos.

-- ¿Qué le dirías a un joven con inquietudes sociales que estuviera acabando la carrera de odontología? ¿Le aconsejarías que se implicara en las actividades de la Fundación?

-- Afortunadamente, en nuestra sociedad hay muchas personas buenas que tienen consciencia social. Más que recomendar, le diría a este hipotético joven que existen organizaciones como la nuestra que, de alguna manera, pueden proyectar sus inquietudes. Cierto es que estamos en momentos muy malos en esta profesión, porque el acceso al mundo laboral en odontología es muy difícil. Puede ocurrir que este joven tenga el deseo de incorporarse a Odontología Solidaria inmediatamente después de acabar la carrera, o que no crea que sea el momento. En este último caso, le diría que estamos ahí. Que la vida es muy larga, y puede que llegue el momento que sí pueda trabajar con nosotros.

Odontología Solidaria se vuelca en la lucha contra el ébola

21 octubre 2014

El Patronato de la Fundación Odontología Solidaria ha acordado donar 6.000 euros a la Obra Social de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, destinados a la lucha contra la epidemia de ébola que está azotando varios países de África Occidental. La Orden de San Juan de Dios realiza una importantísima labor humanitaria y médica desde hace más de cuatro décadas en la región, manteniendo diversos hospitales en Benín, Ghana, Liberia, Senegal, Sierra Leona, y Togo.

Comunidad y compromiso

1 octubre 2014

En Odontología Solidaria formamos una comunidad de gente comprometida con la salud oral de los más desfavorecidos. Visitamos la Clínica de Madrid, que atiende a personas procedentes de la propia capital, así como de muchos municipios de su área de influencia. El video nos da a conocer a los odontólogos voluntarios que allí trabajan, que nos cuentan las razones que los han impulsado a formar parte de nuestra gran familia. También entrevistamos a uno de nuestros usuarios, que relata como está siendo su experiencia con nosotros.